miércoles, 23 de junio de 2027

BIENVENIDOS

¡HOLA!
¡Sed más que bienvenidos a mi pequeño espacio cibernético ambientado en la Regencia Histórica!
Si os gustan las historias ambientadas en esa época ¡estáis en vuestro sitio!
Aunque si solo os gustan las historias románticas, confío en que también os gusten.
Mi propósito en la creación de este blog es la escritura de las historias de las Amigas Duquesas; que son cuatro y que dan su nombre al sitio.
Dichas amigas son:
- Verónica Rossi
- Rosamund Harper.
- Penélope Storm.
- Y Katherine Gold.
Su orden de aparición en esta entrada también es su ordenación en las historias.
En teoría, el orden está claro y bien explicado y por tanto, debería seguirlo a la hora de la redacción de las mismas.
En teoría.
Pero yo no soy una persona al uso y por tanto, de las cuatro historias sólo tengo finalizada la número tres. Es decir, la correspondiente a Penélope. Sin embargo, la razón de que no esté colgada por capítulos en el blog es porque me la van a publicar en formato digital y la colgaré una vez me la maqueten y dejen toda bonita. De todas formas si tenéis interés por saber de qué va, pinchad sobre las pestañas azules que están justo por encima de la entrada.
Pero no solo eso, además también redactaré la historia de Sarah Parker (a quien podría considerarse la quinta de mis chicas); la cual puedes descargar aquí
Y las historias correspondientes a los familiares de cada una de las protagonistas principales; que son:
- La historia del benjamín de los Gold; Graham (porque el primogénito se casa con Verónica).
- Las historias correspondientes a los hermanos Harper. Son cuatro y llevo escritas dos: la de Anthony, que se titula Me robaste el corazón y la de Henry (ambas las únicas colgadas en mi blog).
- Y para concluir, la historia correspondiente a Patrice, la hermana pequeña de Penélope.
En total son... 11 y una pequeña historieta de una duración no mayor a un capítulo donde cuente cómo se conocieron las cuatro chicas en la escuela de señoritas de Miss Carpet.
Solo os pido que me deis tiempo porque mis musas trabajan de forma autómata.
Siéntanse como en su casa y sed libres de realizar sus comentarios pertinentes; los cuales agradeceré enormemente.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

Sorteo Isabel Keats

Llega el turno para un nuevo sorteo. En este caso, lo nuevo de Isabel Keats, Me vuelves loco, un libro que por la sinopsis ya solo apetece leer.
¡Animaos!

domingo, 23 de octubre de 2016

Sorteo (Again)

Vuelvo a escribir para comentar que particpo en el sorteo otoñal conjunto de tres blogs literarios maravillosos como son: Domadoras de historias, forjada entre libros y Adictas Romántica.
¡Animaos a participar!

martes, 19 de julio de 2016

Sorteo

No tiene mucho que ver con la temática del blog pero... Participo en el sorteo que AdictaRomántica organiza en su blog con motivo de su primer aniversario. Si os gusta la literatura romántica, no dudéis en echar un vistazo.
https://adictasromantica.com/2016/07/18/sorteo-papel-1-aniversario/

domingo, 20 de marzo de 2016

Os invito a mi nuevo blog

¡HOLA!
Perdón por estar desaparecida pero estoy a tantas cosas que no puedo estar con ninguna sola.
Os quiero anunciar que recién he creado un blog de microcuentos y os invito a que lo visitéis si os apetece.
Pero no, no os asustéis que no he dejado de lado a las duquesas.
Un saludo para todos y aquí os dejo el link
Muchas gracias

martes, 3 de febrero de 2015

¡¡BUENAS NUEVAS!!

¡Hola!
¡Feliz Año Nuevo y todas esas cosas! Aunque sí, viene con retraso.
Pues bien, uno de mis propósitos de Año Nuevo era escribir una historia y ese es precisamente el motivo que me trae aquí hoy.
Sí, sé lo que se dice, que si lo cuentas no se cumple... pero es que triago buenas nuevas en formato de una historia nueva.
Pero esta no es de la Regencia, es una cosa completamente diferente.
Tan diferente como que es una saga nueva y contemporánea.
Creo que contemporánea es la palabra que mejor le define, aunque bien podría inscribirse dentro del cada vez mas popular
género del chick-lit porque cumple muchas de sus características y... sé que no está bien que yo lo diga pero...
esta historia tiene sus puntos divertidos.
La nueva serie, al igual que la de las Amigas duquesas (que sigo con ellas, no se han ido a ninguna parte)
está protagonizada por cuatro mujeres, las cuales conoceréis a lo largo de la historia que vengo a presentaros
hoy. Aunque bueno, os puedo adelantar los nombres: Georgiana, Evelyn, Samanta y Soteria.
Pues bien, esa serie tiene como subtítulo: Finding Mr. Perfect y, como suponéis consta de cuatro libros.
¿Queréis saber más información sobre ella? Pues solo tenéis que pinchar en las pestañas de más arriba.
Pestañas o, más bien pestaña porque solo voy a adelantar la historia que tengo completa; esta vez es la primera
(Empiezo por el principio y en un orden correcto y normal). Dicha historia se titula Un problema histórico.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Georgiana Capitulo X

Capitulo X: Soy una Venus
(…) Cortejo fiel tus hijos acompaña
¡Oh madre del Amor, Venus, divina!
Angelo Poliziano, Estancias para un torneo

Lo malo de organizar una exposición temporal es que mis niveles de estrés se multiplican y apenas tengo tiempo libre; ni siquiera para acciones tan simples y vitales como comer.
Era una verdadera lástima que Dash estuviera fuera de la ciudad.
No lo digo por motivos erótico-románticos, no me entendáis mal. Lo digo porque él también había organizado congresos y conferencias mientras escribía su tesis así que podría darme algún tipo de consejos sobre una correcta planificación. O recomendarme algún fármaco o complemento vitamínico.
Hablando de comer, precisamente regresaba del bar de la esquina (llamadme rara y mala gestora de publicidad pero no me gustaba la comida que se servía en la cafetería y el bar de mi propio museo) de comprarme un bocadillo para comer aislada del mundo  (y por aislada me refiero con la música a todo volumen. El nombre de aislada es porque muchas veces me olvido del lugar donde me encuentro  y me pongo a bailar y a cantar por la calle, al menos hasta el momento en que me reubico espacialmente que es cuando decido parar)
Últimamente me había dado por la música de los 80 y… me hallaba en plena cresta de la ola cantando Venus de Bananarama, pero no porque necesitara una depilación de piernas con las cuchillas de Gillete, cuando…
-          I’m your Venus, I’m your fire, your desire…[1] -
-          Sí que eres mi Venus – dijo Marco, apareciendo de la nada frente a mí.
-          ¡Ahhh! – chillé, tirando mi bocadillo al suelo. Trastabillé y tropecé con mis propios pies hasta caer al suelo.
-          Hola – me saludó, sonriente. Después me agarró de la mano y me puso en pie.
Durante todo el tiempo respiré de forma entrecortada, ya que me estaba recuperando de in infarto leve de miocardio. Y por eso, solo pasado un momento, me atreví a preguntar:
-          ¿Marco?
Él asintió, pero continuó mirándome con preocupación, así que en un movimiento a la velocidad del superhéroe Flash, volvió a sentarme en el suelo y, sacó del bolsillo interno de su cazadora un tensiómetro para controlarme mi tensión.
Debo recordar en este punto que Marco es el doctor Buenorro amigo de Dash.
-          No me gusta el aspecto que tienes – indicó.
-          ¿Llevas a todas partes un tensiómetro contigo? – pregunté, incapaz de creerlo.
-          Estás nerviosa pero al menos, conservas la cordura – replicó él.
-          ¡Joder Marco! ¡Casi me provocas un infarto! – exclamé, golpeándole.
-          Está claro, te encuentras perfectamente – dijo, poniéndome en pie de nuevo. – Hola – volvió a saludarme, como si nada hubiera pasado.
-          ¿Qué haces aquí? – pregunté. - ¿Cómo me has encontrado? – añadí. - ¿Es que me has estado espiando? – exigí saber.
-          ¡No! – exclamó para tranquilizarme. – Aunque bueno… - dijo, rascándose la barba de varios días que ahora llevaba. – Dash mencionó que trabajabas en un museo, así que tecleé tu nombre en Google y te encontré – explicó.
-          ¿Por qué? – pregunté.
-          Porque… me gustaste mucho el otro día y… dado que pareces aborrecer el término cita, me gustaría mucho quedar para cenar contigo – explicó, soltándolo todo de una sola vez, suspirando aliviado por haberlo dicho.
-          Conmigo – repetí incrédula.
-          Correcto – asintió. – Sobre todo ahora que parece que  he echado a perder tu almuerzo de hoy – añadió.
Le miré sin entender y el puso el dürüm vegetal en mis manos. Un dürüm del que no había vuelto a acordarme hasta ese momento. Momento en el que di gracias por pedir siempre una doble capa de envoltorio en papel de aluminio porque si no, a esas alturas mi comida no hubiera sobrevivido.
-          Gracias – dije.
-          ¿Y? – preguntó él, buscando mi mirada de nuevo. – Entonces ¿qué me dices? – añadió.
-          Vas directo al grano ¿eh? – le reproché, bromeando.
-          ¿Por qué perder el tiempo cuando el objetivo final es el mismo? – respondió él. - ¿Aceptas? – insistió.
Me mordí el labio mientras pensaba qué debía hacer.
No quería citas con hombres, por muy guapos que fueran.
“Pero él acaba de decirte que esto no sería una cita” pensé, recordando sus propias palabras. “Y… está claro que te lo vas a pasar bien cenando con él” añadí, como segundo argumento de convicción.
Al final acepté.
Llamadme superficial y todo lo que queráis pero… nunca jamás en mi vida iba a verme en una situación como esa, así que acepté aunque solo fuese por fardar en público frente a personas que no conocía de nada.
¿Cómo iba a desaprovechar esta oportunidad?
-          ¡Genial! – exclamó, alzando el puño antes de pasarme su teléfono para que yo misma me incluyese en su lista de contactos.  Como contrapartida, yo recibí una de sus tarjetas de visita. – No hagas planes el sábado, te voy a llevar a un sitio muy especial – añadió, de forma misteriosa.
Y desapareció.
De la misma manera misteriosa a cómo había pronunciado la última de las frases y a cómo había aparecido frente a mí. De hecho, si no hubiera sido porque aún tenía la tarjeta de visita entre las manos y porque Danny nos había visto (y en consecuencia nos taladró a preguntas) jamás hubiera creído que lo que me había pasado había sucedido de verdad.

En menos de lo que pensé, la semana pasó.
Y yo no había recibido noticias de Marco.
Noticia, o ausencia de noticias que me preocupaban y que me habían llevado a pensar que todo había sido mentira y que había sido la invitada especial sorpresa en un programa de cámara oculta donde los médicos eran los organizadores de las bromas; si es que un programa de ese tipo pudiera atraer una cota de audiencia lo suficientemente alta como para que un canal de televisión o web online lo emitiese.
Pero entonces, llegaron las flores.
¡Y qué flores!
A ver, no era igual de grande y espectacular que el que me había enviado Dash la semana pasada y que acababa de tirar a la basura porque las pobres estaban pochas y secas pero… la calidad y el significado de éstas últimas eran completamente diferentes.
Este era de rojas.
Rosas rojas.
El significado estaba claro, incluso para alguien no entendido en el lenguaje y significado de las flores.
Amor.
Pasión y deseo.
Mucho deseo.
Mismo deseo que vi en sus ojos cuando nos interrumpió a Dash y a mí en la cena.
Lo único en común con el otro ramo era que éste también incluía un sobre con una nota. Sobre que aunque pequeño por su tamaño, destacaba debido al contraste de color entre el rojo y el blanco.
Abrí el sobre y… mis temores se disiparon: la nota era informativa y me indicaba que teníamos una cena y una mesa reservada en La Boheme, un restaurante francés de luho al día siguiente a las 9: 30.
Así mismo, me dio una clave numérica que debía decir cuando pidiera un taxi para que el importe fuera transferido a la cuenta personal que él tenía en la compañía.
No quería que eso sucediese pero, la goma elástica de mis bragas volvió a darse u poco de sí hasta el punto de sentirla floja por el comportamiento y la consideración que estaba mostrando hacia mí
¿Era posible que aún hoy quedasen caballeros en la actualidad?
Menos de cinco minutos después, mi móvil, que estaba encima de mi mesa, vibró y una luz comenzó a parpadear en su parte inferior.
Quizás sí que fuera un caballero pero, de lo que no me quedó ninguna duda era de que un tío. Y como cualquier tío, llamaba para asegurarse de que las flores habían llegado y que me habían gustado.
Eran tan típicos y tan predecibles…
Pero no era Marco. Era Dash en esta ocasión.
Un Dash que me enviaba una foto de sí mismo en la fuente con aguas de color rosa de la ciudad (rosa porque representaba la lucha contra el cáncer de mama).
La foto era bonita y no demasiado artística pero… ¿ocultaba algún mensaje además del hecho de que le gustaba donde vivíamos? Eso no lo tenía tan claro y por eso, no le respondí.
Menos de diez minutos después, mi móvil volvió a vibrar.
Otra foto de Dash.
En esta ocasión, era una selfie de Dash desde la facultad de matemáticas junto a un reloj que marcaba la hora. Esa hora indicaba la fecha y la temperatura que hacía de hoy en grados Farenheit[2] porque era demasiado alta para el calor que debía hacer según ese termómetro.
El mensaje ya me había quedado claro: ya estaba de vuelta. Sonreí.
Volví a mirar la foto y me reí a carcajadas.
Solo Das podía ser tan friki como para sacarse una selfie haciendo el tonto en plena facultad donde era profesor adjunto y donde, pese a que ya era doctor en matemáticas, continuaba investigando en ese campo.
Yo: “¡Ey, ey, ey! Ya has vuelto” le escribí, añadiendo un emoticono sonriente para que se hiciese una idea de que mi felicidad era cierta.
Dash: “No solo he vuelto, sino que tengo que proponerte un plan”
Yo: “¿Un plan?” le pregunté, curiosa, recalcando mi curiosidad con varios emoticonos de sorpresa y más números de signo de interrogación de los que correspondía para ser una pregunta.  “Tanto me has echado de menos que ya estás deseando verme?”
Dash: “¿Tú qué crees Miss Historias?
“¿Yo que creo?” me pregunté. “Pues que sí; un poquito al menos como yo le había echado de menos a él” añadí.
Iba a escribirle precisamente eso cuando me llegó una nueva foto.
Esta no era de él: era de una invitación a un evento.
Y… ¡menudo evento! ¡Histórico además!
Salivé y comencé a leer.
Monticello and the University of Virginia, Charlottesville se complacen en invitare al acto de presentación del libro La Controversia Hemmings-Jefferson así como a la exposición dedicada a Sally Hemmings[3]este sábado a las ocho de la tarde.
-          ¡Mierda! – exclamé.
Acto seguido, continué maldiciendo y soltando tacos y demás palabras malsonantes dedicadas por entero a mi últimamente agitadísima vida social de los fines de semana.
El sábado.
A las ocho de la tarde.
Una hora y media antes de mi cena con Marco, pero… a más de dos horas conduciendo desde el lugar donde vivía.
“¿Por qué todo tenía que ocurrir el sábado? ¿Por qué Dash no podía haberme avisado de su regreso antes? ¡Me hubiera reservado para él!” pensé. “¡Uy! Esa última frase fuera de contexto tenía unas connotaciones inequívocamente sexuales…” añadí.
Y yo no quería pensar en Dash de esa manera.
Mi mente sin embargo me reveló e hizo aparecerlo con sus ropas ajustadas de bailarín.
Sacudí la cabeza para borrarla.
Me enfadé con ambos hombres al principio pero después me centré en los altos académicos universitarios.
Odiaba a todos esos malditos esnobs de renombre.
¡Malditos viejos chochos!
¿Por qué no me habían invitado a mí también?
Puede que mi tesis fuese inusual por el tema pero ¡era tan perfectamente válida como cualquier otra! Y ¡yo también había publicado artículos en revistas divulgativas de renombre!
¿Por qué habían invitado entonces a Dash y no a mí?
¡A mí!
¡Precisamente en un acto histórico amoroso con tanto morbo como la relación entre Thomas Jefferson y su esclava negra, Sally Hemmings!
¡Indignante!
¡Lo que hacía la fama y aparecer en las portadas de las revistas!
Gruñí.
Pero… me estaba desviando del tema y del problema principal.
¿Qué debía hacer? Los dos eran unos planes estupendos…
Y un segundo gran problema era que ambos eran amigos y por tanto si cambiaba de opinión de repente y decidía ir con Dash, Marco se enteraría inmediatamente.
¿Qué hacer?
Mi móvil vibró de nuevo.
Otra foto de Dash.
Esta vez era de una bolsa del museo de Manchester. Mis regalos. También conocidos como mi chantaje o mi soborno.
¡Cómo si lo necesitara!
Finalmente, me decidí: iría a la cena con Dash.
No, ¡Dash no! Con Marco” me recordé. “Marco” repetí. “¿Qué demonios me pasaba con Dash?” me pregunté, enfadada conmigo misma.
Iría a la cena con Marco, tal y como había decidido en primera instancia.
Suspiré.
Agarré el teléfono y comencé a teclear mi negativa; que fue escueta y directa.
Yo: “No puedo. Otros planes”
Creí haber zanjado el tema con esta negativa pero al parecer Dash no lo tenía tan claro. Y por eso, me llamó por teléfono.
-          ¿Qué es eso de que tienes otros planes Miss Historias? – me preguntó.
-          ¡Hola Dash! – exclamé, nerviosa. “Tonta, te va a pillar”  me dije. – Pues sí, tengo otros planes -.
-          No te habrás comprometido a otra noche de bailes latinos con Joey ¿verdad? – me preguntó. – Porque se está aprovechando de ti – añadió.
-          No, no es con Joey – respondí. Su hubiera sido Joey, le hubiera dado una patada en el culo a nuestro compromiso desde la primera línea. – Es otra cosa – añadí.
-          ¿Qué? – quiso saber. - ¿Una ineludible reunión familiar? – sugirió, divertido.
-          No – respondí inmediatamente. Mis reuniones familiares se planeaban con meses de antelación.
-          ¿Noche de chicas? – intentó de nuevo. - ¿Soteria ha vuelto a ser rechazado por algún otro idiota? – preguntó.
En ese momento, son esa pregunta me di cuenta de que Dash sabía demasiadas cosas sobre mi vida privada y eso me preocupó porque no había dado tanto permiso a nadie que no fuesen mis anteriores parejas para saber tanto de mí.
-          No – volví a negar.
-          Entonces ¿qué? – preguntó. - ¿Una cita? – añadió, con una carcajada.
Silencio.
Me delaté con la demora en mi respuesta.
¡Mierda!” volví a gritar, aunque esta segunda vez fue mental.
-          ¿Una cita? – insistió. Yo asentí, porque no valía la pena retrasarlo más. – Sí – confirmé.
-          ¡Menuda sex symbol estás tú hecha! – se burló. – Desde que llevaste ese look recatadamente sexy estás que lo rompes – añadió. - ¿Quién es el afortunado? – preguntó. - ¿Algún latino del club? –
-          No cotilla – dije, sacando la lengua al teléfono. – Es Marco – confesé.
Silencio por su parte.
Y más silencio ensordecedor y ¿por qué no? Doloroso entre ambos.
-          ¿Marco? – preguntó. - ¿Qué Marco, mi amigo? – añadió.
-          Ese mismo – informé.
-          ¡Joder! – exclamó él. – El mamonazo no pierde el tiempo… – añadió, enfadado- - Pero me sorprende que tú hayas aceptado después de lo que te dije sobre él – me echó en cara.
-          No tienes que preocuparte por mí, no estoy interesada en tener una relación con él y esto ni siquiera es una cita, es solo una cena – expliqué.
-          ¡Ay Georgiana! – exclamó. – Tú y tus no citas… - dijo, condescendiente seguramente a sabiendas de lo poco que me gustaba que me hablara así. – Y ¿no puedes cambiarlo? – me preguntó.
-          Lo siento Dash pero ya le di mi palabra – expliqué, lamentando haberlo hecho.
-          ¡Y yo que ya había decidido el disfraz que iba a ponerme…! – se lamentó, con tono bromista.
-          A la próxima exposición histórica prometo no faltar y me disfrazaré de lo que me pidas – le prometí.
-          Te tomo la palabra – me advirtió. - Pero Georgiana – añadió.
-          ¿Sí? – pregunté, ansiosa porque pensé que me había colgado.
-          Ya sé que has dicho que no estás interesada en él pero por si acaso lleva puesta mañana tu mejor armadura de acero valyrio – me recomendó.
Me eché a reír.
-          Trato hecho – respondí.
Y yo me quedé pensando en el tono de preocupación de las palabras de Dash en lugar de recrearme ante la idea de tener una no cita y sí una cena con el hombre más atractivo que alguna vez se hubiera fijado en mí.




[1] Soy tu Venus, soy tu fuego, tu deseo.
[2] Farenheit: Es una escala de temperatura propuesta por Daniel Gabriel Farenheit en 1724. La escala establece como las temperaturas de congelación y ebullición del agua,  32º F y 212º F respectivamente.
En ese mismo año determinó tres puntos de temperatura. El punto cero está determinado en una mezcla de hielo, agua y cloruro de amonio. Es una mezcla frigorífica que se estabiliza a una temperatura de 0ºF. Se pone luego el termómetro de alcohol o mercurio en la mezcla y se deja que el líquido en el termómetro obtenga su punto más bajo. El segundo punto es a 32ºF con la mezcla de agua y hielo, esta vez sin sal. El tercer punto, los 96 ºF  es el nivel del líquido e el termómetro cuando se lo pone en la boca o bajo el brazo (en la axila). Farenheit notó que al utilizar esta escala el mercurio podía hervir cerca de los 600 grados.
[3] Sally Hemmings: (1773-1835) fue una mujer de raza negra mixta además de la cuñada y esclava de Thomas Jefferson; con el que se dice que tuvo seis hijos y de los cuales sobrevivieron cuatro y todos ellos alcanzaron la libertad.